Buscar
  • Marta Marín Ostariz

No habrá mejor historia que aquella que posea verdad

Cuando creamos una historia o nos ponemos a escribir, es normal dudar y preguntarse ¿Me apasiona tanto este tema como para no cansarme de él? Y es que llevar a buen puerto un proyecto, poder decir que lo has terminado completamente, solo es para las personas con paciencia, concienciadas de lo que hacen, tenaces, y sobre todo con constancia.




A veces me llaman personas con varios proyectos, que no se aclaran en cuál quieren desarrollar. Porque si hay un consejo que puedo dar con confianza, es que vayas uno por uno. Cada proyecto necesita su tiempo, su dedicación y concentración. Si empezamos a mezclar, a pensar en todo a la vez, te vas a hacer un lío y le va a faltar la esencia primordial a tus historias.


Piensa que esto es como cocinar. Si queremos preparar varias cosas al mismo tiempo, alguna se nos va a quemar o a pasar. Es mejor ir por orden, y poner cariño en lo que haces.

Si no sabes cuál elegir, y quieres que tu elección sea acertada, piensa cuál de todas esas ideas tiene más verdad.


La verdad es un concepto que puede tener más de un significado. Está la verdad en general, la realidad por así decirlo, que debe ser lo más objetiva posible y que a veces no se puede conocer por completo. Y después "tu verdad", que es la manera en cómo tú ves la cosas (y que puede ir acorde con la verdad en general o no). Obviamente, es la verdad subjetiva.




Lo que te propongo es que escribas con tu verdad. La mayoría de las películas, por no decir todas, están construidas con un mensaje personal, real para quien lo ha vivido, y que puede ser compartido por muchas personas, conformando una realidad más grande.


Siempre acertarás escribiendo sobre aquello que conoces de mi primera mano, con aquello que te ha producido felicidad o sufrimiento, que te ha llevado por un largo viaje. Lo contrario, escribir sobre algo que no conocemos, nos implica una mayor labor de documentación, de hablar con personas que sí lo han vivido, y se nos hace más difícil (que no imposible) imaginarnos en esa situación.



Cuando un guionista realiza un encargo, no va a vivir todo lo que sus clientes quieren contar, y entonces hay que usar otras técnicas de identificación para realizar ese trabajo. El resultado va a ser bueno, pero nunca será tan real y profundo como el expresado en primera persona.


Si resulta de tu interés que escriba un post sobre cómo afrontar un encargo cuando el tema nos pilla muy lejano o extraño, déjamelo en comentarios.

20 vistas
© 2020
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now