© 2020
Buscar
  • Marta Marín Ostariz

Ser alguien profesional y ser profesional en el sector audiovisual

En mis conversaciones con personas que ejercen distintas profesiones o funciones del mundo audiovisual, alguna vez ha surgido el debate ¿Cuándo puedes llamarte profesional? ¿Se puede ser profesional pero amateur? ¿Uno es ya lo que siente que es, pese a todo? En un mundo donde cualquiera puede poner lo que le apetezca en sus redes sociales, donde hay precariedad laboral, y donde se hacen muchas cosas - digámoslo así - by the face, esto es lo que yo contesto a estas preguntas.


Aprendices


Cuando empezamos a formarnos para una profesión, somos aprendices de algo. El médico no es médico hasta que entra en el hospital y ejerce su profesión, de la misma manera que el abogado, el arquitecto, el profesor...y si lo aplicamos a los guionistas, estar aprendiendo a escribir no es ser ya guionista al cien por cien. Pero, sin duda, el hecho de que estés poniendo todas tus ganas en serlo y en hacerlo bien, ya es el camino correcto.



Después de los estudios


Una vez has terminado tu formación, entramos en otra fase. Obviamente, seguirás aprendiendo gracias a cursos o talleres periódicos, libros, todas las series y películas que ves, leyendo guiones...pero digamos que ya cuentas con una formación sólida. Estar formado es muy importante, porque no solo te servirá para tener el respeto de aquellas personas que después te escuchen o te contraten, sino para saber cómo afrontar cualquier proyecto. Sin formación, lo más seguro es que te pierdas.


A continuación, me atrevería a decir que todos caemos en lo mismo. Señoritas y señoritos; todo lo que se hace gratis (bien sea por ayudar a un amigo o por tener trabajos que añadir a nuestro currículum) te convierte en amateur y no te hace ver profesional. Nada te diferencia de cualquier otra persona que escribe, graba, dirige, etc.


Por supuesto, se puede ser alguien profesional. Ser profesional es tomarte en serio lo que haces, saber lo que estás haciendo y cumplir con lo que se espera de ti. Se puede ser profesional trabajando aunque no te paguen, pero...¿Es justo? Hay un tiempo para cada cosa, tú decides cuando es el momento de dar el siguiente paso. Nadie debería hacer las cosas gratis, salvo por una causa noble (y me refiero a ayudar a asociaciones sin ánimo de lucro).


¿Qué te convierte en profesional del audiovisual?


Pues es sencillo; que te paguen por tu trabajo. Llega un momento que, si queremos vivir de esto, hay que ponerse serio. Ofrecemos nuestras habilidades, nuestros conocimientos, a cambio de un precio que nosotros consideramos justo. Porque es una profesión, y si no te pagan no te dan el respeto que mereces.


Te preguntarás ¿Y qué es lo justo? ¿Cuánto puedo cobrar por mi trabajo? Aquí puedo ayudar a mis compañeros guionistas ¿Cuánto cobrar por un guion de cine?

Antes de nada, piensa en el tiempo que llevas escribiendo, tu experiencia. No cobra lo mismo un guionista novel que uno que ya tiene mucho caché. Hay que tener los pies en el suelo, y pedir algo digno a la vez que acorde con nosotros. Incluso te recomendaría que, si llevas a cabo tus propios proyectos, te pongas un sueldo a ti mismo y lo contemples dentro del presupuesto que pretendes alcanzar. Dale recompensa a tu esfuerzo y tu tiempo.


Tampoco es lo mismo escribir un cortometraje que un largometraje, o un documental. Cada cosa nos lleva un determinado tiempo, y esa es la clave sobre la que un guionista autónomo debe basarse a la hora de dar presupuesto.


Afortunadamente, en Internet podrás encontrar foros, blogs y canales de You Tube donde hablan profesionales de la industria y te aconsejan sobre largos, cortos, documentales, etc. También puedes consultar los sueldos para televisión que proporciona el Sindicato de Guionistas ALMA y basarte en ellos, por qué no. La información está ahí, solo tienes que buscarla. Se ha progresado mucho en los últimos años por conseguir mejores condiciones y mejores sueldos. Y por supuesto, siempre estará lo que tú creas que es más adecuado para ti.


Así que sí, ser profesional trabajando y ser reconocido como tal es la combinación perfecta. Hay que dar el paso si queremos vivir del guion o de cualquier otra profesión en el sector audiovisual y no quedarnos atascados, trabajar cada día por ello, y ver el cine no solo como un arte, sino también como una industria. Porque cuando estudiaste esto es porque querías (y quieres) trabajar en esto. Por supuesto que no es fácil, pero piensa que todo el tiempo que invertiste en estudiar, todo el esfuerzo y el coste económico que supuso, debería tener su recompensa.

36 vistas
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now